REACCIONES PSICÓTICAS Y MIERDA DE CARBURADOR. PROSAS REUNIDAS DE UN CRÍTICO LEGENDARIO - LESTER BANGS - LIBROS DEL KULTRUM

$3.730
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Brezal Av. Santa Fe 2729, Loc. 7, Galería Patio del Liceo -Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Horarios: lunes a sábados de 15hs a 19.30hs. - Correo: contacto@brezal.com
    Gratis
Compartir

ISBN: 9788494938306

Esta desternillante antología de ensayos, reseñas,
autopsias y semblanzas rescata del más inmisericorde de los olvidos algunas de las piezas más delirantes del impenitente grafómano y crítico por antonomasia del rock. Textos escogidos, entre mediados de los sesenta y los primeros albores de los ochenta, que vertebran la crónica de su quijotesca entrega a la causa que abrazaría sin remisión posible; pues creía apasionadamente en la fuerza redentora y transformadora de la música rock, reivindicándola como la más vital e innovadora de las artes populares, sin dejar por ello de denunciar
sus más absurdos excesos, ni de vilipendiar tampoco a quienes fueron objeto de tan efímera idolatría: John Lennon, Lou Reed, John Coltrane, The Clash, David Bowie, James Taylor, Kraftwerk…

Tras sobrevivir a sus incesantes y orgiásticos devaneos con las drogas y el alcohol, no deja de haber cierta ironía en el hecho de que Bangs muriera tempranamente a causa de las complicaciones de un proceso gripal en 1982, cuando apenas contaba 33 años. Forjó en poco tiempo un estilo excéntrico, personal y salvaje que dejaría una impronta indeleble en la historiografía roquera. Cada ensayo es un acrobático alarde de situacionismo sin rumbo aparente, aunque compartan todos, por igual, la desbordante intensidad de la apostasía iconoclasta que precede al desbarre —y le costaría el despido en Rolling Stone, oficiado por el, a la sazón, todopoderoso Jan Wenner—.
Cuando Bangs compone, a modo de epitafio, su propia semblanza afirma: “la mayoría de los intentos por examinar el rock en términos academicistas parecen irremediablemente pretenciosos, carentes de las mismas cosas que hacen que esta música sea tan emocionante: su franqueza emocional y su impertinente sentido del humor”. Fiel a esta premisa abordó siempre la transcripción de sus impresiones sin temor a contravenir los intereses de la industria discográfica. Dar cuenta de cuanto se cocía entonces en una coyuntura tan incómoda para el rocanrol —a caballo entre el ocaso del sueño hippy y el colapso del punk— fue una auténtica proeza.
El punk y la new wave traerían consigo, para mayor gloria, la aniquilación masiva de toda una generación de críticos de rock, pero Bangs merecía sobrevivir a esa extinción. Lo triste es que no pudiera
sobrevivirse a sí mismo…

Lester Bangs inició su andadura profesional trabajando como crítico para Rolling Stone. Al mudarse a Detroit colaboró con la revista Creem, que acabaría editando entre 1970 y 1976, antes de poner rumbo a Nueva York para dar noticia de la eclosión del punk en la Gran Manzana; colaborando con diversos periódicos y la ya extinta Village Voice. Murió repentinamente a la edad de treinta y tres años en 1982. Adscrito al nuevo periodismo —en
el frente más militante de la facción gonzo— hízose acreedor también a piadosos sobrenombres como “poeta del alcantarillado” y romántico visionario,
mas hay algo que no admite discusión ninguna: no hubo crítico que viviera más intensamente —ni compusiera tan apasionadas estampas de—
tan prodigiosa época.


Greil Marcus es un afamado periodista y crítico cultural. Colabora con diversos periódicos y revistas, entre los que se contaban también la propia Rolling Stone y Village Voice; y es autor de numerosos ensayos —publicados en castellano por Anagrama, Global Rhythm Press y Contra—. Marcus, devoto seguidor de Bangs, asumió el regocijante reto de desempolvar los incontables ensayos, reseñas y semblanzas que compuso para Rolling Stone, Village Voice y Creem. Señala en su introducción a esta antiantología que “no está en su ánimo reunir una selección representativa de su obra, sino recomponer la imagen de un hombre que creó su propia visión del mundo, llevándola a la praxis y enfrentándose a sus consecuencias”.

“Un verdadero acontecimiento cultural...Esta antología rescata del olvido una
de las voces más singulares de la crítica musical.”

                                                            The New York Times Book Review

“Con afecto, brutalidad, furia e irreverencia, y empuñando una prosa conmovedora, laberíntica e inmisericorde, nos mostró cómo la propia música podía ofrecernos un sinfín de opciones vitales... Bangs fue uno de los más preclaros plumillas que ha dado nuestra profesión.”
                                                              The New York Times